LA HIJA DE PU

Inicio con este artículo una serie de semblanzas sobre iconos del mundo gay, mitos y monstruos que conforman nuestro imaginario contemporáneo. La primera semblanza quiero dedicársela a PU.

La periodista Pilar Urbano

PU son las iniciales de la numeraria de élite del Opus Dei Pilar Urbano. PU es periodista de raza, pluma de acero y colmillo afilado, pero su corazón está entumecido por manguerazos de agua fría y punzadas de cilicio. Como numeraria del Opus, PU no se puede casar, no puede mantener relaciones sexuales y debe obedecer todo aquello que le indiquen sus superiores, siempre hombres con sotana de la cabeza a los pies. Ad maiorem (Opus) Dei Gloriam.

En el año 2008 puso en un brete  a la monarquía al publicar en un libro sobre la Reina las opiniones de ésta contrarias al matrimonio homosexual. En aquella ocasión Sofía informó a PU de que “Si estas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no le llamen matrimonio, porque no lo es. (…) Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Que se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico”  

Hasta ahí, puro periodismo. Pero PU es una señora terriblemente homófoba. Las palabras de PU acerca de la homosexualidad destilan odio, rencor, dureza, desconocimiento y falta de caridad. En 1994 escribió el artículo más vejatorio que se recuerda en la historia de España contra la futura ley de parejas de hecho que acabaría concediendo los primeros derechos a las uniones homosexuales. “Van por la pela –escribió-. Se trata de generar derechos: una pensión de viuda para un maricón fiel hasta la muerte; una mensualidad indemnizatoria para la cónyuge machihembra abandonada por el cónyuge marimacho; la herencia del sarasa rico, recomido de sida…” “Dos homosexuales podrán ser un par, por aquello de ser dos, como las alpargatas. Pero nunca serán una pareja. Ni siquiera una yunta. Y por supuesto, jamás un matrimonio”. “Sería perverso y pervertidor que un niño, que una niña, se criase en el ambiente enrarecido, enfermizo, deformante, vicioso y tarado de un par de maricones o de lesbianas que fingen ser lo que no son, hacer lo que no hacen y dar lo que no tienen. No hay ni leyes, ni tribunales capaces de trasvestir a una hembra en un padre o a un macho en una madre

Las palabras de PU del 94 han quedado para siempre en las hemerotecas. Entonces la homofobia no era delito. Pero ella no recula. Bayoneta en ristre, sigue sin enmendalla y le quita importancia a sus groseras descalificaciones. No es lo que haya publicado, sino la soberbia de quien no se apea del burro y  sigue emperrada en mantener abierta la herida. No saber pedir perdón y rectificar. Erre que erre, como los borricos de noria que tanto gustan en (su) casa. Falta de delicadeza, de tacto, de humanidad. PU ha oído hablar hasta la saciedad del amor de Dios y la caridad cristiana en meditaciones perfumadas de incienso al ritmo gregoriano del Pange Lingua Gloriosi. Pero no parece que las haya interiorizado adecuadamente. ¿Soberbia de virgen necia? Puede ser: PU no ha tenido una hija, quien seguramente habría ablandado su corazón de piedra y matizado su sectarismo. Pero, si la hubiera tenido, sin duda, sería una gran hija de PU.

(A continuación las declaraciones que efectuó en el año 2008 quitándole hierro a sus declaraciones homófobas.)

5 comments

  1. Pues ya que la misma Pilar dice: “No estoy muy enterada de eso” , así demuestra su ignorancia sobre el tema. Me habían dicho todos los adjetivos en la vida, pero “alpargata” nunca y no sé si llorar o seguir riendo. Muy buena entrada. Saludos, Luis

    1. Gracias, Luis. Lo que demuestra ese comentario es falsedad. Conoce perfectamente lo que dijo porque tuvo una tremenda repercusión y se lo preguntan en múltiples entrevistas. Pero para no tener que afrontar sus propias palabras, emplea el recurso de la desmemoria. Esa es su desvergüenza.

  2. interesante publicación; no se si esto sea “justicia divina”, pero si mala suerte! lo bueno es que se dió a conocer!

  3. esta mujer se merece lo que tiene…. y esa es la justicia divina. Si no quieres a tu projimo, sea como sea, toda tu vida estaras SOLA!!!!! hija de PU! gracias Juan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s