¿Vamos a nuevas elecciones?

La historia no se repite, pero rima, vengo oyendo últimamente en múltiples foros. La sentencia, atribuida a Mark Twain,  alude a la importancia de la historia como fuente para detectar comportamientos erróneos del pasado y evitar en consecuencia tropiezos dobles con la misma – o similar- piedra en adelante. De este modo podemos bañarnos múltiples veces en las mismas aguas transcurridas, pero no en el mismo río del presente, sabiendo con antelación si está infestado de pirañas o es cristalino y apto para un buen chapuzón. Cosas del déjà vu heraclitiano.

La posibilidad de volver la vista atrás nos permite aventurar predicciones en el terreno de la política con cierto grado de predictibilidad. Así, durante la inacabable y compleja formación del reciente ejecutivo catalán,  sólo albergaba una certeza: No  habría nuevas elecciones. Un político sabe que preguntar dos veces al electorado es como volver a examinarse del carnet de conducir, cuando ya lo tienes aprobado. O jugar otra ronda al juego de las sillas, cuando ya ha parado la música y estás sentadito en la poltrona. Soltar el pájaro en mano es poco práctico y te deja casi siempre con el culo al aire saliendo del río, por seguir con la metáfora de antes.

Aquella predicción parecía a punto de incumplirse en el caso catalán, con los cuperos haciendo la revolución asamblearia por su cuenta. A fin de cuentas uno no es profeta, sino que analiza la actualidad, y también existe el verso suelto en el poema de la historia. Sin embargo, acabó rimando pulcramente, para bien de todos los catalanes.  Pagamos a los políticos para que se entiendan y lleguen a acuerdos, no para que se pongan gallitos y se enquisten en sus trincheras ideológicas. Así lo hicieron in extremis. Si fue el pacto más adecuado, es harina de otro costal.

Se entendieron. ¡Claro! Ante todo son políticos. Sorprende, en consecuencia, la amnesia chulesca del Molt Honorable Puigdemont, cuando afirma que “España no sabe cómo hacer Gobierno ni gestionar la complejidad” como si en casa no cociéramos habas. La complejidad, señor President per accident, ha mandado a casita al factótum del procés. Y sin embargo, la frase es acertada, pero entendiendo como España este complejo puzle en el que, tenemos que incluir -con o sin ínfulas de estado independiente- a todas sus actuales autonomías. Ahí la frase cobra su auténtico sentido, ya que como decía Julián Marías en España inteligible, el carácter centrífugo de los nacionalismos ibéricos es la prueba del nueve de su españolismo. Ese afán ácrata de ir cada uno por su cuenta no puede ser más cañí, vamos.

La política de aquí y de allí, en definitiva, está tocada por los mismos lados: crisis económica, corrrupción galopante, fin de las mayorías absolutas con emergencia de nuevas formaciones y cabreo del votante, que no está para bromas. En este escenario, ir a nuevas elecciones no beneficiaría al Partido Popular, donde el olor a podrido se envuelve en bolsos de Vuitton y se invierte en aeropuertos “de categoría” a cargo del tres por ciento trasmudado en cajas de naranjas a treintamil y billetes de quinientos para todos. Arroz y tartana, y rode la bola a la valenciana. De traca y Moët Chandon, vamos. Una situación que recuerda mucho a la que hemos vivido en casa nostra. Tampoco el Partido Socialista (y menos Snchz) va a jugársela de nuevo, ya que hay cola en los juzgados andaluces para que vayan pasando los que metieron a los amigotes en los ERE para chupar de la teta pública.

En definitiva, ¿Cuál es la rima de la historia, la fábula moralizante, la moraleja del cuento? Las próximas semanas son las de la escenificación del apocalipsis y la imposibilidad de acuerdo. Vamos a un gobierno de pactos un poco contra natura, pero necesarios a fin de cuentas, en una democracia. Aunque no lo parecerá: mucho ruido y pocas nueces. Van de farol. Se huele desde Dinamarca.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo corrupcion, opinion, Personal, Politica

Tu comentario es bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s