BONOBAS Y LEMMINGS

El bonobo (pan paniscus) es un primate similar al chimpancé, pero más pequeño y feúcho. Su ADN es idéntico al humano en un 98%.

Frans de Waal, primatólogo,  afirma que el bonobo es capaz de manifestar altruismo, compasión, empatía, amabilidad, paciencia y sensibilidad  (según Wikipedia).  Por su parte, las hembras juegan un rol esencial para garantizar la paz social. Ricardo Darín estaría fascinado. Yo también.

Los primates son seres sociales y se agrupan en clanes familiares . Esta sociabilidad también produce numerosos roces, conflictos que pueden acabar en violencia feroz. Lo que más fascinante del bonobo reside en el modo de resolver estos episodios de violencia. Ante el menor signo de peligro (generalmente iniciado por machos agresivos) las bonobas inician complejos rituales sexuales para  aplacar la violencia. Vamos, que se abren de piernas a las primeras de cambio y se ponen a follar como cosacas. El bonobo es el hippy de la jungla, que lleva el “Haz el amor, no la guerra” a sus consecuencias más extremas.

Pero las bonobas van mucho más allá: Las adolescentes suelen abandonar el grupo en el que nacen para unirse a otro. Esa migración habitual de las hembras hace que el fondo genético de los bonobos se mezcle con frecuencia  (Toma nota, Oriol Junqueras). Espero haberos contagiado de mi admiración por estos animales.

Por su parte, el lemming (lemmus lemmus) es un roedor, cuya actividad sexual es similar al del bonobo. También copula incesantemente, aunque no emplea el sexo como herramienta de pacificación social. Sólo copula y engendra. Esta cópula desenfrenada da lugar a grandes poblaciones de estos roedores, que viven en las tundras árticas, donde hace un frío bastante considerable.lemming

Estos animales, similares a las cobayas, se hicieron famosos por sus inexplicables suicidios colectivos. Sin razón aparente, miles de estos animalitos se ponían a correr y se despeñaban por un alcantilado. En realidad, es un falso mito. Una calumnia difundida por un supuesto documental científico que fue manipulado. Si queréis ver las imágenes difamatorias, están en la red.

Se constata, sin embargo, que los lemming tienenen extraños comportamientos migratorios.  en palabras de Ireneu Castillo: “cuando un lemming coge una dirección, no la deja ni que lo maten, atravesando sin dudar tantos ríos, lagos o carreteras como se encuentre en su camino. Y, en esto, sí que es un auténtico suicida

Me encantaría que los catalanes tiremos más a bonoba. Menos a lemming. Estamos en ello.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s