EL PUEBLO Y LOS DEMÓCRATAS EN EL HIPERMERCADO

Fue esta semana, en esta Barcelona del procés. Fuimos a almorzar un grupo de colegas, entablamos conversación. Alguien debió de mencionar a Anna Gabriel, de la CUP y la camarera se acercó a la mesa, toda orgullosa.—¿Habéis dicho Anna Gabriel? Mira, mira —Saca el móvil y nos exhibe, orgullosa la instantánea. Ella, sonriente junto con Anna Gabriel y con el demócrata, que habían cenado la noche anterior allí mismo. Como si estuviera retratándose con Madonna y Prince para un superselfie. Pero era el demócrata, el demócrata…

El demócrata empezó su andadura allá por los años setenta, en plena transición española, poniendo una bomba en una gasolinera. Eran tiempos difíciles. Luego vinieron los secuestros. Se le daban bien los secuestros. Gente de bien, con dinero. Gente educada pero que no pagaba sus impuestos revolucionarios. Y el impuesto revolucionario era importante para la causa del pueblo. Déle pues.

Debía tratar bien a sus víctimas, empresarios y políticos por lo general. Educados y desorientados, metidos en caseríos ignotos, o en húmedos zulos, eran vigilados por  este demócrata que a buen seguro les daba bien de comer mientras esperaban un futuro incierto y les hablaba del pueblo, del pueblo que iban a liberar. Déle pues.

Al demócrata no se le ha podido atribuir asesinato alguno, eso no está demostrado. Pero era pistolero de veintitrés milímetros parabellum. La guerra de liberación del pueblo lo exigía y si había que dar candela, véngale pues. Nada que ustedes no hayan visto en Narcos. Pero él es muy demócrata, un hijo del pueblo.

Tú no eres pueblo, empresario. Tú estás en contra del pueblo. Igual que los  de los guardias civiles y los polis. También los que te plantan cara. Esos no son pueblo. El pueblo es el pueblo vasco y el que no, que se largue o le damos paseo. El pueblo es el pueblo vasco, y los vascos son los que sirven a la causa. El resto, vendidos, cipayos y txakurras. Déles plomo, compadre.

El demócrata fue detenido en julio de 1987. Un mes antes, sus amigos liberadores del pueblo vasco, metieron plomo en mi tierra, Barcelona. No había estallado una bomba desde la guerra civil. Una bomba de categoría. Hijueputas, déle pues. Nada que ustedes no hayan visto en Narcos. Un supermercado abarrotado de gente. Niños, gente obrera que hacía la compra y que servía para el mensaje, el mensaje es el medio. Y el medio es la violencia. Y el medio lo justifica el fin, que es la liberación del pueblo. Gritos, hierro, fuego y humo, brazos ardiendo, huesos rotos, caras ensangrentadas. Ambulancias y camillas, lágrimas en este Gernika de Picaso creado por los abertzales liberadores. Veintinún muertos y cuarenta y cinco heridos. Todos catalanes. Nada que ustedes no hayan visto en Narcos. Gonorreas. Más muertos que en la masacre yihadista de las Ramblas. Récord de democracia marxista popular.

otegi-forcadell-180516
El demócrata con la Presidenta del Parlament

El demócrata ha vuelto a Cataluña, a ayudar al pueblo catalán en su lucha de liberación. Déle pues, compadre. Força al canut y serem lliures. Se retrata con la Presidenta del Parlament. Se besuquea con las señoras que van a votar. Se le invita a los actos institucionales. Va a las ofrendas florales durante la Diada. Puesto de honor. Se lo rifan para hacerse fotos, envuelto en estelades. Pueblo llano enfervorecido por la causa. El pueblo catalán lo jalea y se retrata con él. Sonrisa, selfie y estelada. Sonrisa, selfie e ikurriña. Viva la amnesia colectiva y la imbecilidad de la masa unida por la liberación.

import_14440281_1

Nunca pidió perdón por los secuestros. Ni una disculpa por los asesinatos de su banda (11/112017: error del autor, rectifiico) Nunca pidió perdón por la bomba en mi ciudad. Los demócratas no piden perdón ni piden permiso, sólo trabajan para el pueblo sin que éste se lo pida. Tampoco lo hizo la Crida, entidad nacionalista que lideraba el actual líder de la ANC, Jordi Sánchez. Esta organización, liderada por Sánchez en esos momentos, se limitó a criticar la

«actitud intencionadamente irresponsable de la dirección de la empresa comercial y de la policía que, conocedores (…) de la existencia del coche-bomba provocaron con su silencio una tragedia evitable con objeto de utilizarla propagandísticamente»-

O sea, que la culpa de la bomba era de Hipercor, no de los terroristas. Ni una palabra por las víctimas. Jordi, eras el líder de la Crida. Y ahora lo niegas. Por eso se hacen fotos juntos. Por eso lo reciben en el Parlament. Porque son todos muy demócratas y adoran al pueblo. Ay de quienes no encajen en esa noción, porque también serán salvados. A plomo y fuego. Déle, compadre. Y luego haremos la revolución marxista leninista. Déle pues.

Y hagámonos un selfie, compadre. Que hasta las catalano ucranianas te adoran. A ti no te tenemos miedo, porque estás de parte del pueblo. Con estos están haciendo la revolución. Sí, abuela, tenías razón. Quien con niños se acuesta, cagado amanece.

FOTO ETA ATENTADO HIPERCOR_ BUENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s