NO TENEMOS MADALENAS

El chiste lo popularizó Pajares en los ochenta y era bastante malo. Un camarero abría el bar por la mañana de muy buen humor y una clienta le encargaba un café con madalenas. Amablemente se disculpaba el camarero, precisamente esta mañana las madalenas no han llegado, señora, cuánto lo siento, pero tenemos amplio surtido de pastas, a lo que la señora replicaba: De acuerdo. Pues un café con leche… y una madalena. La perplejidad del camarero le llevaba a explicarse de nuevo y ella cambiaba la orden: Vale, pues tráigame un te. Y cuando el camarero iba, solícito, a preparar el encargo, añadía. “…Y una madalena”.

El chiste se eternizaba haciendo que el camarero pasara por todos los estados de ánimo, desde la incredulidad a la perplejidad, el asombro, la impaciencia, la intransigencia y finalmente la ira. Y la clienta, impertérrita, segúia pidiendo cafés, infusiones, un vaso de agua… y madalenas.

El pueblo catalán recrea el sainete de la magdalena mientras contempla al bloque independentista emperrarse en nombrar un Presidente que no pueda gobernar. Un fugado de la justicia; un preso provisional, un segundo candidato imposible … Todo tan simbólico que deje el Parlamento destrozado antes de iniciar la legislatura. Efectuando piruetas de circo cutre. El número del gitano y la cabra. Acrobacias ortopédicas, con todos los objetos malabares desparramados por el suelo. Cuadraturas circulares. Vuelta a empezar con la matraca de lo que no puede ser y además, como dice el dicho, es imposible. “San tornem-hi“, erre que erre.

Parece bastante sencillo. La hipótesis de partida es meridiana: No tenemos madalenas. Lo que se traduce en que por favor, elijan ustedes un candidato real, efectivo, que pueda gobernar, sobre el que no planeen condenas penales, que nos permita recobrarnos de la debacle en la que estamos inmersos.

Parece que se capta, pero llega Torrente y la cohorte de prohombres y a vueltas de nuevo con la madalena. Y esta no es la de Proust. Su recuerdo no retrotrae a infancias felices ni a domingos de piruleta. Más bien a paladar reseco de resaca infernal.

Pues otra madalena. Y así todo el rato.

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s