SOY CASTELLANOHABLANTE Y ME ENTREGO VOLUNTARIAMENTE. POR FAVOR, LÉANME MIS DERECHOS.

Ayer fue investido Presidente de la Generalitat Joaquim Torra Pla. Legítimamente elegido con los votos a favor de la antigua Convergencia, de Esquerra Republicana de Cataluña y con la abstención de la CUP.

Poco antes habíamos tenido acceso a su pensamiento. Al principio fueron unos tuits. Luego artículos de prensa. En ellos se retrata el futuro President como una persona que tiene un claro concepto de los españoles; de los catalanes que hablan español; de los catalanes que no sienten las tradiciones catalanas; de las identidades compartidas.

También supimos de su asistencia a homenajes a los hermanos Badía, auténticas camisas pardas de la Cataluña de la segunda república, y que se distinguieron por el empleo sin ambajes de la tortura y el asesinato contra sus oponentes políticos.

Sus comentarios son tan terribles que el periodista José García Domínguez ha hecho un interesante ejercicio. Ha seleccionado las lindezas más supremacistas proferidas en Cataluña en los últimos tiempos por próceres tan ilustres como Heribert Barrera, Jordi Pujol y el propio Joaquim Torra, entre otros sustituyendo la palabra “españoles” por “catalanes”. Y ha conseguido escandalizar a sus propios votantes. (aquí el artículo)

La ex presidenta del Parlamento catalán Nuria de Gispert, que ya envió una vez a Cádiz a la ganadora de las elecciones, Inés Arrimadas (y lo acaba de hacer de nuevo!!), ha caído a cuatro patas, afirmando que  “El artículo de José García Domínguez publicado en Libertad Digital es inmundo. No tiene salvación. Escrito desde la rabia a los catalanes, hace una descripción que, para su propia desgracia, parece que hable de los españoles. Es una lástima tener personas que destilan este odio” Por su parte, el payaso Toni Albà, que llamó puta a una tal Inés, indica que “Seguro que Albiol, Iceta, Arrimadas y Xavier Doménechs se escandalizarán.“Segurísimo, Toni, segurísimo.

La doctora Anna Puigverd indica que ese artículo “Debería de traducirse para que todo el mundo lo conozca” y así han ido desfilando un montón de independentistas enfrentados a su propia y  horrorosa realidad.

Como la mayoría, al deshacerse el entuerto, han decidido borrar sus espontáneas opiniones de repulsa (ya se sabe, si es de los nuestros, por algo lo dirán) aquí un ciudadano ha guardado las capturas para la historia de la vergüenza nacional catalana. Tienen toda la razón en sus argumentos, pero la mayoría ha borrado sus propias palabras al descubrir el fuego amigo. Podéis hacer click sobre la captura.

Vienen curvas en Cataluña. Me da pena tener que ser tremendista, pero coincidí ayer con un periodista bien informado a la salida del Parlamento. La cosa pinta fea. También los opinadores del régimen se dedican a revisar quién canta el himno y quién no en el hemiciclo, para señalar a los malos catalanes. Quien no canta el himno, no es buen catalán. A quien no le gusten las sardanas, es sospechoso. Como señala @casfetera, éste señalamiento nos vincula con personajes de la altura moral de Donald Trump

Así que llegados a este punto yo me entrego y me declaro hispanohablante en Cataluña. Declaro que no quiero cantar ese himno. Nunca. Y exijo que se clarifique inmediatamente, por parte de todos los partidos políticos, cuáles son mis derechos. Exigencia que se le concede incluso a los criminales más abyectos.

Urge la clarificación de los derechos lingüísticos y políticos fundamentales de todos los habitantes de Cataluña, se sientan como se sientan. Españoles, catalanes, monolingües, bilingües, europeos, magrebíes, ecuatorianos, de paso, de visita, afincados, de una generación. Cuarterones y de ocho apellidos. Los derechos de TODOS.

Pensaba que vivía en un país, España, multicultural y plurinacional. Y que esa característica se transmitía, de modo natural a Cataluña. Ahora descubro que quieren una Catalulña homogénea. Monolingüe. Pues vamos a defendernos con uñas y dientes, porque sus derechos tienen un límite: el principio de los nuestros.

Nunca hemos tenido que enfrentarnos a esta situación. Pero un señor que me llama hiena, y si empleo mi lengua materna destila veneno contra mí, me obliga a pedir esta clarificación.

Es por el bien de todos.

Me entrego voluntariamente. Léanme mis derechos lingüísticos y culturales, por favor. Me llamo Juan Giménez. Soy bilingüe y mi lengua materna es el castellano.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s