LAURA AL DESNUDO

La flamante consejera autonómica de cultura Laura Borrás es una de las firmantes del manifiesto Koiné por la lengua, que por cierto también fue suscrito por la antigua Consellera Irene Rigau, Isabel-Clara Simó, Josep-Lluis Carod-Rovira,  Vicenç Villatoro, Bel Olid, Julià de Jódar, Patricia Gabancho, Núria Cadenes, y múltiples ex directores de políticas lingüísticas de la Generalitat. Éste es uno de los ejemplos más extremos de la voluntad de arrinconar al castellano de Cataluña, instaurando una sociedad monolingüe desde un programa de acción contrario a los derechos lingüísticos de los ciudadanos catalanes.

Según la filosofía del manifiesto, la esencia de Cataluña es la lengua catalana y la pervivencia de esta lengua sólo puede hacerse desde el monolingüismo cultural. Se queja Laura Borrás de que sus palabras en la entrevista que concedió al programa de televisión”La Nit a 8TV” han sido intencionalmente tergiversadas. Que ella, en su calidad de filóloga, emplea varias lenguas y todas ellas las respeta y estudia. No me cabe la menor duda de que en esto coincidimos.

No obstante, tras revisar la entrevista y bucear en los documentos del grupo Koiné, entiendo que los castellanoparlantes deberíamos preocuparnos.

EL MANIFIESTO KOINÉ NO ES CIENTÍFICO.

Debemos preocuparnos por las pretensiones “científicas” del citado grupo, afirmación que repitió hasta en dos ocasiones la consejera. La pretensión “científica” de los koinesistas eriza la piel, aunque aparezca firmado por lingüistas, filólogos y sociolingüistas.

Un manifiesto es un programa de acción y por definición es lo opuesto de un texto científico, lo firme quien lo firme. Es una hoja de ruta. Una política concreta. Una toma de posición apriorística. Para entendernos, ciencia sería explicar el motor de cuatro tiempos de un coche. Programa sería cuántas personas dejo subir; si pueden fumar dentro del coche. Si pondremos música o no… O incluso cuál es nuestra definición de coche: podemos elegir sólo coches de gama alta, o usados, o llamar coches a las motos… No sé si se me pilla.

Los koinesistas beben de la sociolingüística crítica, que parte de determinados apriorismos para luego intentar modificar la realidad. En sus propias palabras:

La sociolingüística crítica afirma que el uso no se puede entender sin considerar todos los factores que intervienen en la realidad social y muy especialmente el factor político y el jurídico político. Es una cuestión de método que parte de una toma de postura ideológica global, bajo la pretensión de máxima “cientificidad”

Traduzco: Estos científicos parten de unas premisas indiscutibles, a partir de las que hacen política (lingüística). Algunas de las premisas aceptadas por estos científicos (su “realidad” científica) son las siguientes:

  • Un territorio tiene una lengua natural a la que está necesariamente vinculado. Sin esa lengua, el pueblo no existe.Cataluña “no existiría como pueblo si no fuera por el catalán”.
  • Cataluña ha sido dominada por España y ésta ha “colonizado” y dominado Cataluña desde el siglo XVIII, introduciendo una lengua extraña que desnaturaliza la esencia de Cataluña.
  • Las inmigraciones que ha soportado Cataluña han sido imposiciones conscientes con la intención de que una lengua (el castellano) se impusiera sobre otra.
  • Por lo tanto, que se hable castellano en Cataluña es una anomalía que hay que corregir.
  • Y el bilingüismo no es considerado como un activo patrimonial, sino como una amenaza a la hegemonía de la lengua catalana.

Según recoge Roger Molina, los principios inspiradores de Koiné están basados en las doctrina del fundamentalismo cultural, que sustituye la palabra “raza” por  “cultura” tal y como han sido definidas por la profesora Verena Stolcke. Al final del post dejo las referencias a estos artículos para quien tenga interés en consultarlos.

DOCTOR, ¿SOY NORMAL?

Otra de las funciones de la sociolingüística crítica consiste en elaborar un juicio de normalidad sobre su objeto de estudio. Y diez de cada diez científicos koinesistas entrevistados opinan que lo de Cataluña, tras cuarenta años de normalización lingüística, no es normal (¿recordáis lo dicho sobre el bilingüismo? Pues eso). Así que apuestan porque sigamos con  corsés y ortodoncias lingüísticas para arreglar esta anormalidad basada en hechos sucedidos en el siglo dieciocho y en el régimen de Franco.

Porque, diez de cada diez koinesistas, opinan que la lengua catalana no goza de buena salud en Cataluña. Que se extingue, como el lince ibérico, y que necesita de más ayudas desde el mundo de la política, traducidas en subvenciones, coacciones (multas) a quienes no “respeten los derechos lingüísticos de los catalanohablantes”. Degradando al castellano a una lengua que no convive, sino que coexiste con el catalán, como lo hace el árabe, el urdu o el chino mandarín. Afirman textualmente:

Nosotros hablamos de “lengua de una sociedad”, mientras que otros hablan de “comunidad lingüística”, concepto que puede ser significativo en ciertos tipos de sociedades, pero no mucho en la nuestra. Hay quienes tienden a hablar de “convivencia de lenguas”, y nosotros tendemos a hablar de “coexistencia de lenguas” y más, allá, de “conflicto lingüístico” y de “sustitución lingüística”, matices que otros engloban (¿ocultan?) en su “convivencia”

En fin, cuando se refiere a “nosotros” y “ellos” entiendo que se refiere a la confrontación evidente que sus posturas tienen con la Declaración Universal de Derechos Lingüísticos de la  UNESCO, firmada en Barcelona, que fue apoyada por personalidades de la talla del Dalai Lama, Nelson Mandela, Noam Chomsky, Rigoberta Menchú, Adolfo Pérez Esquivel, Josep Carreras, Shimon Peres, Yasser Arafat, Peter Gabriel y Octavio Paz.  Dice esta declaración en su preámbulo que

Los derechos lingüísticos son a la vez individuales y colectivos, y adopta como referente de la plenitud de los derechos lingüísticos el caso de una comunidad lingüística histórica en su espacio territorial, entendido éste no solamente como área geográfica donde vive esta comunidad, sino también como un espacio social y funcional imprescindible para el pleno desarrollo de la lengua. Es a partir de este referente que se pueden establecer como una gradación o continuum los derechos que corresponden a los grupos lingüísticos

 

Por si alguien se ha perdido: los derechos de las comunidades lingüísticas son los derechos de los habitantes de estas comunidades (postura de la Unesco); mientras que diez de cada diez koinesistas entienden que los derechos pertenecen a “la sociedad” que a su vez está orgánicamente ligada al “territorio”.

¿POR QUÉ LA CIENCIA ES TAN PELIGROSA?

La ciencia no es peligrosa. La ciencia es neutra, y depende del uso que se le dé. Por eso las doctrinas “científicas” que en realidad esconden planes de acción pueden ser tremendamente peligrosas. La fisión nuclear se empleó para la bomba atómica, pero también ha servido para generar energía. El cirujano que opera a corazón abierto y el doctor Menguele  que experimentaba con seres humanos empleaban los mismos conocimientos científicos. Conste que estoy convencido de que Laura Borrás no es ni una fascista, ni una genocida. Ama el castellano. Es culta. Pero su ideología nacional es pura, como la del President Torra y cree que el castellano es extraño a Cataluña.

Además, los firmantes de Koiné tienen un interés personal en la toma de postura ante la realidad catalana. Son jueces y parte. Porque todos ellos se están garantizando su sustento a costa del erario público. Viven del catalán y son los únicos destinatarios de las políticas públicas culturales y educativas. Por este motivo, algunos filólogos, lingüistas y sociolingüistas catalanes viven muy bien en un sistema que reparte subvenciones a plataformas, grupos, editoriales, medios de comunicación, dobladores y otros fervientes defensores del sistema del pesebre cultural único. No quieren repartir estas prebendas entre otros agentes culturales, ya que ellos están encargados de la supervivencia del lince. Por eso pretenden un blindaje del sistema, por encima de los vaivenes políticos que, necesariamente, tendrán que sucederse en nuestra sociedad.

Vienen tiempos de quejas y lloros. De más victimismo. Escucharemos que el catalán se muere, que se extingue sin remedio. Que no tienen nada contra el castellano. Pero seguirán intentando forzar la máquina sin respetar a los hablantes.

No aceptan una sociedad bilingüe. Demos la batalla. Aunque no seamos científicos y no cobremos.

Para más información:

1.- Entrevista de Laura Borrás en 8TV
2.- Manifiesto Koiné
3.- Documento de trabajo del grupo Koiné: La realitat lingüística de Catalunya i la normalització del català i l’occità en la futura República
4.- Declaración Universal de Derechos Lingüísticos de la UNESCO, firmada en Barcelona el 8 de junio de 1996
5
.- Molina, Roger Desmuntant el grup Koiné
6.- Molina, Roger; Està la llengua catalana en el millor moment de la seva història?
7.- Stolcke, Verena, Fundamentalismo Cultural
8.- Stolcke, Verena, La nueva retórica de exclusión en Europa

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s