Archivo de la categoría: derecho penal

INTERPRETACIÓN TELEOLÓGICA VS. PRINCIPIO DE TIPICIDAD

En el ámbito penal, ¿debe el Juez aplicar la ley en su integridad o  puede “interpretar” la intención del legislador?

La sentencia no aplica el Codigo Penal en todo su rigor

¿Aplicar o intepretar la ley? imagen desde http://rebecaxxx.wordpress.com

Juan Giménez Olavarriaga

Transcribo a continuación las líneas argumentales de una sentencia muy reciente de un Juzgado Penal de Barcelona en la que defendí a una de las partes, indiciaria de una problemática mal resuelta en nuestro actual marco legal. El Juez no impone la sanción que correspondería según el Código Penal a ambos acusados, un matrimonio que se agredió mutuamente. El tipo penal sería un delito y una falta de malos tratos en el ámbito doméstico. Sin embargo, el juez considera que la aplicación literal del precepto iría en contra del espíritu y finalidad de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que fue la que introdujo los agravantes de parentesco en los delitos de lesiones. En consecuencia, y a pesar de quedar acreditadas las mutuas acometidas de los cónyuges con daños físicos corporales, cumpliéndose el tipo penal en su integridad, evita la aplicación de las sanciones que corresponden para remitirlo al tratamiento ordinario del tipo de lesiones (delito y falta respectivamente), condenando al marido a la pena de 4 meses de prisión por un delito de lesiones y a la esposa a 30 días de multa también por una falta de lesiones. Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Derecho, derecho penal, violencia de genero

¿ALGUIEN SABE HACER VUDÚ? (QUE ME ENSEÑE)

El frio me pone de mal cafe

El frio me pone de mal cafe (desde http://www.soydemac.com)

Juan Giménez Olavarriaga

Hace un frío que pela. Y me pone de muy mal café. Sobre todo cuando tengo que coger la moto y pasearme por media Barcelona para asistir a una declaración penal. Pero si hay que ir se va, así que esta mañana cojo la moto, me enfundo el abrigo y los guantes, atravieso media Barcelona y me planto en los Juzgados de L’Hospitalet.

Me identifico ante la oficial encargada de la declaración, aún tiritando y la oficial ni me mira a la cara (debo de estar congestionado). Tras una consulta me suelta que “la diligencia de notificación del imputado ha sido negativa“. Es decir, que sabían que no iba a venir, porque no habían podido ni citarle. ¡Lo sabían! Con la mejor de mis sonrisas (lo juro) le comento que hubiera sido muy positivo que me hubiera avisado de tal hecho, puesto que me habría ahorrado un desplazamiento inútil, y me contesta : “¡SI HOMBRE, COMO SI ESTUVIÉRAMOS PARA ESO”

Ni siquiera ha dicho un “lo siento” de cortesía, la muy borrica. Me ato los machos, aplico un ejercicio de contención y respiración aprendido en mis clases de yoga, y antes de convertirme en “la niña biónica” o en Carrie me doy media vuelta, cojo la moto y me vuelvo a la oficina cagándome metafóricamente en la que “no está para eso” y todo su árbol genealógico.

6 comentarios

Archivado bajo Derecho, derecho penal, Personal

FRANCISCO SERRANO: UN DIVORCIO SIN TRAUMAS

Juan Giménez Olavarriaga

Un divorcio sin traumas. Feb 09. Ed. Almuzara

Prometíamos en un post anterior breve reseña sobre el libro del Juez SerranoUn divorcio sin traumas”, novedad editorial de febrero del año 2009. En el libro, Francisco Serrano aprovecha para volcar sus opiniones extraídas de su experiencia profesional de más de quince años como juez de familia en Sevilla.

El libro busca una aproximación a la realidad familiar española que puede verse en los Juzgados de familia, ahondando, aunque con más sentido común que con rigor investigador, en las causas de divorcios y conflictos familiares en la actual sociedad española. Otra  parte importante del libro está dedicada al análisis del impacto de la actual Ley de Violencia de Género y una valoración sobre la misma (la parte sin duda más interesante y polémica) para finalizar con una apología de la introducción de los sistemas de mediación familiar como alternativa a la judicialización de la vida familiar que vivimos en España.

El  juez se despacha a gusto contra la Ley actual de Violencia de Género, inspirada en un hembrismo  funesto” propiciado por un “feminazismo” que vive de alimentar el rencor y la desigualdad, sin dejar de reconocer que la ley ha supuesto un notable avance para frenar la lacra del maltrato.

Pero a pesar de un lenguaje en ocasiones desproporcionado, el juez Serrano no es un carca salido de las cavernas, mostrándose partidario de la custodia compartida, evidenciando su respeto por las actuales parejas homosexuales y un humanismo democrático que podemos compartir o no, pero de impecable factura constitucional. Existen argumentos de indudable peso en sus reflexiones y hay que reconocerle ser un conocedor de primera mano de lo que sucede en los juzgados españoles en la actualidad.

La primera reflexión de interés es que actual Ley de Violencia de Género parte de una premisa humillante para el género femenino, pues se considera que la mujer, por el hecho de serlo, se encuentra en una situación de inferioridad frente al varón que hace precisa su protección a toda costa, aún en contra, en ocasiones, de su propia voluntad.

Por otro lado, no cualquier agresión sufrida por una mujer en la pareja es una manifestación de una situación de poder machista. Existen actos violentos esporádicos y aislados en la pareja, ya castigados por el Código Penal, que debería tener un tratamiento diferenciado para que los Juzgados de Violencia no se colapsen y cumplan su función de auténticos órganos especializados.

Asimismo el autor considera un gravísimo error el excluir la mediación familiar en los supuestos en que se haya producido un hecho violento. Estudiosos independientes como Lisa Parkingson excluyen únicamente la posibilidad de mediación en los últimos cinco grados de una escala de violencia que va del 1 al 35. En nuestra ley se excluye en todo caso, lo cual dificulta que relaciones de pareja que pasen por un juzgado penal puedan, siquiera mínimamente restablecer unas relaciones que, cuando hay hijos, tienen que mantenerse hasta la mayoría de edad de éstos.

Quizás el tema más polémico de los que aborda en el libro es la denuncia de la existencia de denuncias, que el autor calcula en un 20 o 25 % del total de denuncias interpuestas, aunque dicho cálculo se base más en su experiencia directa que en una rigurosa metodología investigadora.  El autor denuncia el “maquillaje” de estadísticas oficiales, que computan en su favor cualquier episodio de violencia como una evidencia de un maltrato de género. “Así, en la estadística de víctimas mortales –afirma-, nos encontramos con casos de ancianos que han matado a sus esposas, tras una ejemplar vida de entrega mutua, de cariño y convivencia sin sobresaltos, en un acto considerado como de eutanasia por padecer esa esposa una enfermedad degenerativa irreversible y no poder se capaz el anciano de atender a sus cuidados. Resultado: ella, una víctima de maltrato. Él, maltratador

Como conclusión, resaltar del libro la apuesta por la mediación en los conflictos familiares, incluso en aquellos donde la violencia haya sido esporádica y de baja intensidad. Las relaciones familiares no acaban con el divorcio, ni siquiera si este se lleva por la vía penal. Aún queda, en manos de la pareja rota, la responsabilidad de sacar adelante a las víctimas inocentes del conflicto: los menores.

Deja un comentario

Archivado bajo Derecho, derecho penal, Libros, violencia de genero

EL JUEZ FRANCISCO SERRANO: NO ES TAN FIERO EL LEÓN COMO LO PINTAN

Juan Gimenez Olavarriaga

Las declaraciones del titular del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Sevilla, Francisco Serrano, están destapando la caja de los truenos. Según publicaba en fecha reciente “Libertad Digital“, ya son más de 70 las asociaciones las que exigen la derogación de la actual Ley de Violencia de Género. A este paso, si los sectores más próximos al Gobierno no reconocen que la ley necesita mejoras, pueden acabar prosperando en un futuro las voces que piden su derogación. El tema es suficientemente serio como para intentar abordarlo sin partidismos sectarios, con honestidad y rectitud de intención.

La impresión que tenía, por la polvareda que se ha levantado a su alrededor, es que Francisco Serrano era un señor antiguo, carca y enemigo del progreso. Pero después de ver la entrevista que le hizo Jesús Quintero en “Ratones Coloraos” y tras empezar su libro “Un divorcio sin Traumas“, del que prometo breve reseña, tengo que decir que vale la pena al menos escucharle.

El juez Serrano lleva  once años ejerciendo como Juez de Familia en Sevilla,en concreto en el Juzgado de Instrucción nº 7, y a pesar de haber sido galardonado por la Asociación de Mujeres Violadas y por otras asociaciones de mujeres, se ha hecho famoso por declarar que, en temas de malos tratos, existen denuncias falsas; frase que puede ser técnicamente incorrecta pero que evidencia, quiéranlo o no algunos sectores exacerbadamente radicales, que la Ley de Violencia de Género necesita reformas urgentes.

Estas son las opiniones publicadas por el juez, para quien quiera oirlas, y quizá también, por qué no, no compartirlas (o sí). A mi me parecen llenas de sentido común, a salvo la polémica de las “denuncias falsas”:

  • Hay denuncias falsas de malos tratos . Son difíciles de cuantificar. A veces son denuncias falsas y en otras ocasiones denuncias infundadas, pero en muchas ocasiones suponen que el hombre “normal” tenga que pasar por el estigma de la cárcel, con sus consecuencias psicológicas.
  • Hay que hacer una redefinición del maltrato, y no proteger a la mujer por ser mujer, sin porque sea maltratada, y no castigar al hombre por ser hombre, sino por ser maltratador
  • El juez debe valorar las circunstancias y decidir cuándo se han producido maltratos, sin prejuicios, que en este caso marca la propia ley.
  • También existen hombres maltratados, hombres muertos a manos de sus parejas, pero no se contabilizan, porque unos se consideran violencia de género y otros no.
  • Un hombre denunciado por malos tratos es un presunto culpable.
  • Los fondos para financiar servicios de protección asistencial de mujeres maltratadas se obtienen en función del número de denuncias que se presentan (criterio cuantitativo) en lugar de por criterios cualitativos (concesión de órdenes de protección o sentencias condenatorias) en función del Acuerdo del Consejo de Ministros de fecha 29/4/2005. Esto lleva a que los profesionales promuevan la denuncia.
  • Múltiples informes avalan la tesis de que la violencia doméstica no es unidireccional, sino bidireccional.
  • Tampoco se puede tratar a la mujer como menor de edad (vecinos que denuncian malos tratos por despecho y se encarcela al marido a pesar de las declaraciones de la mujer)

La entrevista ha sido emitida por Canal Sur, por si alguien quiere verla.

Según datos del Observatorio de Violencia de género en nuestro país, han fallecido este año 55 mujeres a manos de sus compañeros sentimentales, presentes o pasados, lo que supone un significativo descenso en relación con los años anteriores (76 en 2008, 71 en 2007). La nacionalidad del agresor es mayoritariamente española (63%) seguido del colectivo latinoamericano (37%).  Coadyuvan a este descenso la implantación de la ley, por un lado, las campañas de sensibilización emprendidas por el Ministerio de Asuntos Sociales y la implantación de nuevas medidas como la instalación de dispositivos GPS que se han instalado 167 desde agosto de 2009, así como las medidas de teleprotección de las que se dota a las víctimas especialmente vulnerables. 735 protocolos activados y 690 activaciones de los botones de pánico.

2 comentarios

Archivado bajo Derecho, derecho penal, violencia de genero