Archivo de la categoría: propiedad intelectual

LA FOTO TENÍA UN PRECIO

MANIFIESTO POR LOS DERECHOS FUNDAMENTALES EN INTERNET

Una industria vale más que mil blogs

Mi total adhesión en contra del desproposito de la Ministra de Cultura de los intereses de la industria audiovisual. La clausura de blogs sin autorización supone menos garantías para los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  • En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.
  • 1 comentario

    Archivado bajo Internet y nuevos medios, propiedad intelectual

    FACEBOOK Y LA CENSURA

    Juan Giménez Olavarriaga

    Prometo reseña sobre el libro

    El compromiso de citar las noticias ahí donde las hallo, me obliga a confesarlo. Encontré la noticia en el blog “Mujer cristiana y latina” (¿qué ola me llevaría a surfear por esas aguas?) El titular era el siguiente: “Denuncian que Facebook censuró a los autores de un libro sobre esa red social“, y de ahí surgió la curiosidad que ha cristalizado en este post.

    La noticia indica que Juan Faerman ha sido censurado por Facebook por las opiniones vertidas en su libro “Faceboom“, impidiendo el acceso a sus página personal. Idéntica represalia se ha adoptado contra sus colaboradores Guillermo Otero (productor de Faceboom), Fernanda Gaitan Broun (asistente de G. Otero), y la página de fans del libro. Gracias a la repercusión que tiene la noticia, en medios como Venture Beat, PC Magazine, NBC Channel, el diario argentino La Nación, y otros, finalmente Facebook las ha reactivado.

    El suceso me llama la atención porque coincide con el lanzamiento del libro en España (libro divertido y con un marketing en la red impecable, del que el siguiente vídeo es un ejemplo)

    y me pongo en contacto con Faerman: en su opinión Facebook ha ejercido unilateralmente represalias contra el autor, sin dar explicación alguna “la desaparición de perfiles para ellos es cosa de todos los días” afirma. Ante la presión al darse a conocer el suceso, el site da marcha atrás. En palabras de Faerman, Facebook alega “una supuesta infracción de copyright que podría confundir a la gente (Faceboom y Facebook). Sin embargo, ellos mismos se encargan de desmentir esta razón al habernos devuelto la fanpage con el mismo logotipo y el supuesto nombre que infringía el (c). Yo no me creo que agregarle “por Juan Faerman haga que algo cambie en ese aspecto”

    ¿Ha censurado Facebook al autor las opiniones vertidas en su libro? No hay suficiente información para afirmarlo. Relacionar la suspensión de las páginas con la censura atrae la atención sobre Faceboom y beneficia sus ventas en plena promoción editorial.Aunque no se tratara de censura stricto senso, supone, cuando menos, un gravísimo abuso de poder. En palabras de Faerman, “Esas cuestiones siempre se han dirimido vía demanda judicial (algo que ellos se dieron cuenta sería muy estúpido de su parte por las consecuencias negativísimas para ellos y muy beneficiosas para nosotros que eso generaría). ” y no duda en calificarlo de censura.

    Es una represalia abusiva y sin derecho a réplica, a través de la prepotencia de poder cancelar cuentas sin dar más explicaciones, sin que siquiera se haya producido una infracción de los términos y condiciones de uso del site. Ni tan solo Facebook comunica en un primer momento los motivos por los que da de baja las páginas. Solo cuando el tema se le va de las manos, accede a motivar su decisión.

    La denuncia de ataques a la libertad de expresión amparadas en supuestas violaciones de derechos de propiedad intelectuual está a la orden del día. Esta semana David Maeztu afirma en un interesante post que “la propiedad intelectual se constituye en la principal excusa para conseguir fines que nada tienen que ver con la defensa de los derechos del autor y en última instancia en la más eficaz medida de censura e imposición”, aportando numerosos ejemplos de esta pugna entre la libertad de expresión y el derecho a la información, por un lado, y los intereses de la industria, por otro. El caso Faceboom puede ser un ejemplo más de estas malas prácticas restrictivas de derechos ciudadanos. Aviso a navegantes: nadie dijo que la construcción de una nueva sociedad fuera tarea fácil. La blogosfera tendrá que estar atenta a cualquier signo de totalitarismo encubierto. Y los gigantes no nos lo van a poner fácil. ¿Para cuándo un defensor del usuario dentro de Google, Facebook, Twitter o Tuenti?

    Deja un comentario

    Archivado bajo facebook, internet, Internet y nuevos medios, Libros, propiedad intelectual

    Bravo, David (Bravo)

    Mi amigo Miguel Vaquero reproduce en su página de Facebook la entrevista a David Bravo en el programa de Buenafuente. (actualización a 24/2/2010: publicaba hasta que la Sexta ha exigido su retirada y obliga a descargarse un “widget” del que, además de insertar publicidad, declina toda responsabilidad, así que incluyo el link para quien quiera verlo, que de momento linkar sí que nos dejan…ya veremos hasta cuándo. Cuando llegueis a la pagina buscar entrevistas y de ahi David Bravo)

    Bravo es un abogado especialista en temas de propiedad intelectual que tiene claro qué modelo de sociedad de la información tenemos que construir. Cancerbero y bestia negra de la sensatez jurídica ante los despropósitos y dislates de la Sociedad General de Autores, no sólo derrocha sentido común, sino que lo hace de un modo ingenioso, fácilmente comprensible para el común de los mortales y con grandes dosis de sentido del humor.

    Como no tiene desperdicio por su agudeza, sensatez y sentido jurídico, me hago eco de la misma y la recomiendo para cualquiera que tenga interés en valorar las fechorías de los progres trasnochados que conforman la SGAE. Parece mentira que gente de izquierdas como Ramoncín, Aute o Teddy Bautista se muestren tan poco proclives a generar una auténtica cultura popular, y se hayan pasado al modelo de propiedad intelectual más capitalista y restrictivo que existe, intentando cobrar derechos hasta a las peluqueras cuando ponen la radio para contentar a las clientas. A este paso, dentro de poco también exigirán el pago a los mineros de la planta catorce. Poderoso caballero es don dinero…

    Probablemente la indignación que generan los planteamientos de estos progres de salón se deba a la falacia de la incoherencia de los principios propugnados por su cantautoreada ideología. Cerditos orwellianos metamorfoseados en oligarcas explotadores. Si Marx levantara la cabeza…

    Otra recomendación, para quien tenga interés, el libro de Bravo Copia este libro“, escrito en el año 2005 y distribuido gratuitamente en formato “copyleft”, esto es, mediante licencia que permite bajarse y distribuir el libro gratuitamente siempre que se reconozca la autoría del mismo, no se distribuya con fines comerciales y no se transforme la obra, convirtiéndola en una obra derivada. Bravo, David (Bravo)

    PS: Nunca me gustó la música ni la imagen pública de Ramoncín marca registrada, quien siempre me pareció un mediocre presuntuoso con ínfulas de intelectuartista. Sin embargo, crecí admirando enfervorecidamente a Aute, a quien he pagado por asistir a sus conciertos de buena gana. Sus letras me emocionan hasta ponerme, literalmente, los pelos de punta.

    2 comentarios

    Archivado bajo Derecho, Internet y nuevos medios, Libros, propiedad intelectual