Archivo de la categoría: opinion

¿Vamos a nuevas elecciones?

La historia no se repite, pero rima, vengo oyendo últimamente en múltiples foros. La sentencia, atribuida a Mark Twain,  alude a la importancia de la historia como fuente para detectar comportamientos erróneos del pasado y evitar en consecuencia tropiezos dobles con la misma – o similar- piedra en adelante. De este modo podemos bañarnos múltiples veces en las mismas aguas transcurridas, pero no en el mismo río del presente, sabiendo con antelación si está infestado de pirañas o es cristalino y apto para un buen chapuzón. Cosas del déjà vu heraclitiano.

La posibilidad de volver la vista atrás nos permite aventurar predicciones en el terreno de la política con cierto grado de predictibilidad. Así, durante la inacabable y compleja formación del reciente ejecutivo catalán,  sólo albergaba una certeza: No  habría nuevas elecciones. Un político sabe que preguntar dos veces al electorado es como volver a examinarse del carnet de conducir, cuando ya lo tienes aprobado. O jugar otra ronda al juego de las sillas, cuando ya ha parado la música y estás sentadito en la poltrona. Soltar el pájaro en mano es poco práctico y te deja casi siempre con el culo al aire saliendo del río, por seguir con la metáfora de antes.

Aquella predicción parecía a punto de incumplirse en el caso catalán, con los cuperos haciendo la revolución asamblearia por su cuenta. A fin de cuentas uno no es profeta, sino que analiza la actualidad, y también existe el verso suelto en el poema de la historia. Sin embargo, acabó rimando pulcramente, para bien de todos los catalanes.  Pagamos a los políticos para que se entiendan y lleguen a acuerdos, no para que se pongan gallitos y se enquisten en sus trincheras ideológicas. Así lo hicieron in extremis. Si fue el pacto más adecuado, es harina de otro costal.

Se entendieron. ¡Claro! Ante todo son políticos. Sorprende, en consecuencia, la amnesia chulesca del Molt Honorable Puigdemont, cuando afirma que “España no sabe cómo hacer Gobierno ni gestionar la complejidad” como si en casa no cociéramos habas. La complejidad, señor President per accident, ha mandado a casita al factótum del procés. Y sin embargo, la frase es acertada, pero entendiendo como España este complejo puzle en el que, tenemos que incluir -con o sin ínfulas de estado independiente- a todas sus actuales autonomías. Ahí la frase cobra su auténtico sentido, ya que como decía Julián Marías en España inteligible, el carácter centrífugo de los nacionalismos ibéricos es la prueba del nueve de su españolismo. Ese afán ácrata de ir cada uno por su cuenta no puede ser más cañí, vamos.

La política de aquí y de allí, en definitiva, está tocada por los mismos lados: crisis económica, corrrupción galopante, fin de las mayorías absolutas con emergencia de nuevas formaciones y cabreo del votante, que no está para bromas. En este escenario, ir a nuevas elecciones no beneficiaría al Partido Popular, donde el olor a podrido se envuelve en bolsos de Vuitton y se invierte en aeropuertos “de categoría” a cargo del tres por ciento trasmudado en cajas de naranjas a treintamil y billetes de quinientos para todos. Arroz y tartana, y rode la bola a la valenciana. De traca y Moët Chandon, vamos. Una situación que recuerda mucho a la que hemos vivido en casa nostra. Tampoco el Partido Socialista (y menos Snchz) va a jugársela de nuevo, ya que hay cola en los juzgados andaluces para que vayan pasando los que metieron a los amigotes en los ERE para chupar de la teta pública.

En definitiva, ¿Cuál es la rima de la historia, la fábula moralizante, la moraleja del cuento? Las próximas semanas son las de la escenificación del apocalipsis y la imposibilidad de acuerdo. Vamos a un gobierno de pactos un poco contra natura, pero necesarios a fin de cuentas, en una democracia. Aunque no lo parecerá: mucho ruido y pocas nueces. Van de farol. Se huele desde Dinamarca.

Deja un comentario

Archivado bajo corrupcion, opinion, Personal, Politica

COMPANYS, NO ÉS AIXÒ. (LOS BARCELONESES NO SOMOS CIUDADANOS DE SEGUNDA)

bandera-espana-barretinaQuerido conciudadano de Barcelona:

Te escribo estas líneas para que recuperes tu orgullo de Barcelonés y digas BASTA. Da igual qué ideología tengas, de dónde provengas y si te levantas de la cama por el lado derecho o por el izquierdo. No es de recibo que tu voto valga exactamente la mitad que el voto de un ciudadano de Lérida, cuando pagamos más impuestos y tenemos que tener, en la coyuntura actual, el mismo poder de decisión que los ciudadanos de la periferia catalana. Está en juego el modelo de convivencia, de país, de futuro a través de unas elecciones calificadas de plebiscitarias y que pueden suponer el primer paso hacia la independencia de Catalunya respecto de España.

El asunto sería menos polémico si las circunstancias fuesen otras. Pero ante unas elecciones tan trascendentes y donde va a ser suficiente (“Mas dixit“) mayoría de escaños para desconectar del resto de España, los barceloneses tenemos tanto derecho como los del resto de provincias catalanas a que nuestro voto se cuente con igual ponderación. Mi argumentación se basa en tres puntos fundamentales.

PRIMERO.- LA DEMOCRACIA EXIGE UN SISTEMA ELECTORAL PROPORCIONAL EN CATALUÑA

Un hombre, un voto. Y esta correlación hombres-votos, debería traducirse en votos-escaños. Esto no es así por una fórmula matemática, (la conocida “Ley de Hondt“) que hace que los votos se no se traduzcan automáticamente en escaños. La Ley d’Hondt tiene sentido en la Ley electoral española (y de hecho beneficia a Cataluña) pero es inaceptable que se aplique de puertas adentro en nuestra comunidad. Los barceloneses no lo merecemos.
La Ley de Hondt, vigente en España y en Cataluña, es perfectamente democrática. De hecho, está vigente no sólo aquí, sino también, entre otros países europeos como Austria, Bélgica, Croacia, Esolvenia, Francia, Grecia, Países Bajos, Polonia, Portugal, la República Checa y Suiza. En el caso español se optó por este sistema para premiar el voto que se concentra en un determinado territorio frente al voto disperso por todo el territorio nacional, favoreciendo conscientemente  a las nacionalidades históricas (Cataluña, País Vasco, Galicia) frente a otras formaciones que, obteniendo el mismo número de votos, lo tuvieran disperso por toda España.

De este modo se consigue dar un peso más importante a Cataluña Convergencia, por ejemplo, que a Izquierda Unida, y éste es el motivo principal por el que nuestra autonomía ha tenido mayor protagonismo en la historia reciente de España. Por poner un ejemplo gráfico, en las elecciones al Parlamento español del año 2011 Convergència i Unió obtuvo un millón de votos (exactamente 1.015.691), lo que representó un total del 4.17 % del total de votos emitidos en toda España. Por su parte, Izquierda Unida obtuvo más de un millón y medio de votos (exactamente 1.686.040 votos), correspondientes a un 6.92%. ¿Cómo se tradujeron estos votos en escaños en el Congreso? Convergencia obtuvo 16 diputados, mientras que Izquierda Unida obtuvo 11 diputados.

SEGUNDO.- LA LEY ELECTORAL ESPAÑOLA TIENE QUE SER DISTINTA DE LA CATALANA

Este desequilibrio electoral español es absolutamente normal e intencionado: los padres de la Constitución española del 78 querían primar, favorecer, dar voz y poder a las fuerzas que obtuviesen una representación cualificada en un territorio concreto, para que nuestro sistema electoral reflejase la pluralidad de España. Mal que le pese, por cierto, a la derechona, quien ha puesto el grito en el cielo cada vez que el nacionalismo catalán ha sido necesario para la gobernabilidad de España, lo que ha sucedido tanto con gobiernos del PSOE como del PP.

La Ley electoral española se aprobó  en el 78 con el acuerdo unánime de todos los partidos políticos, que entendían que el PNV, CiU y el resto de partidos de fuerte arraigo regional deberían ser “premiados” o beneficiados para que la pluralidad del estado español estuviese presente en el Congreso de los Diputados,reconociendo así el hecho diferencial de las autonomías históricas.Aquí no hemos sido capaces de alcanzar este nivel de consenso democrático.

¿Es trasladable la fórmula española a Cataluña? En mi opinión, absolutamente no.  En Cataluña no existe un factor diferencial que justifique que un voto concentrado en Lérida o en Gerona valga más que un voto en Barcelona.  (salvo quizás en el Valle de Arán), Cataluña, evidentemente no es España y su población permite perfectamente un sistema más proporcional que reconozca la igualdad y el peso de los votos de todos los catalanes por igual.Lo contrario es claramente discriminatorio e injustificado. Y si no se comparten los argumentos que expongo, que se expliquen y que se apruebe de una vez la ley electoral que llevamos tantos años esperando.

TERCERO. NO EXISTE LEY ELECTORAL CATALANA PORQUE AL NACIONALISMO NO LE CONVIENE
Cataluña tiene transferidas las competencias para desarrollar una ley electoral propia desde que se aprobó la Constitución española. Es responsabilidad exclusiva de los gobiernos catalanes no haberla implantado.  La Constitución  concede a las autonomías pleno poder de decisión para desarrollar su propia ley electoral. Para ello,  sólo exige un requisito: que se apruebe mediante Ley Orgánica (esto es, mediante mayoría absoluta del Parlament)

Esta competencia la recoge el Estatut en su artículo 56. Llevamos treinta y cinco años esperando a que esta competencia se haga realidad en una ley propia,  y sin embargo todos los gobiernos catalanes han fracasado en esta ley imprescindible, muchísimo más necesaria que el desarrollo de embajadas, bancos nacionales y otras instituciones que, sin negar su oportunidad, nos afectan muchísimo menos. Esta ley no se ha aprobado porque la mayoría de las fuerzas catalanistas, que han tenido un predominio claro en los sucesivos hemiciclos que se han constituido desde 1978 no lo han hecho para no perjudicar sus interseses electorales.

Diarios tan poco dudosos de su compromiso independentista como el Ara Avui, el Punt Avui o el Diari de Girona constatan este fracaso, que siempre se salda del mismo modo: los partidos independentistas (los que tienen que perder con una ley proporcional) de un lado. El resto, del otro.Y en medio, los barceloneses, con su medio voto en todas las elecciones desde el inicio de la democacia. La explicación es muy clara. Si tuviéramos una ley electoral propia, el procés se habría encallado irremisiblemente.

En las circunstancias actuales esta omisión supone una gravísima irresponsabilidad y un grave déficit democrático. ¿Declarar la independencia con mayoría de escaños? ¿Aunque no se traduzca en mayoría de votos? ¿Y teniendo treinta y cinco años de trayectoria sin desarrollar una ley electoral justa por pura conveniencia electoral? Mal se construye un país si suscimientos están peor construidos que las casitas de paja y madera de los tres cerditos del cuento.
Por este motivo, el actual escenario plebiscitario que ha dictado el President de la Generalitat, Artur Mas, iniciar un proceso de independencia sin desarrollar una ley electoral propia por intereses partidistas es un gran fraude y un gran robo político a todos los barceloneses. Nuestra contribución colectiva a la grandeza de Catalunya en es muy superior a la que realizan las provincias periféricas. Somos más (en concreto, cinco millones y medio de habitantes de los siete millones y medio del pais, esto es el 73% de la población), pagamos más impuestos, recibimos menos. Y a la hora de votar, valemos la mitad. Queridos barceloneses, cuando leáis los resultados electorales en las próximas elecciones, fijaros en los votos, no en los escaños. ¿Es de recibo intentar conseguir objetivos políticos con estas reglas de juego?

Como barcelonés y como catalán, estoy harto de este robo democrático. El voto de un urbanita debería valer lo mismo que el de un payés. Pero claro, entonces los números no dan. Parafraseando al cantante de Verges, “No era això, companys, no era això” Feliz Diada.

Deja un comentario

Archivado bajo opinion, Politica, Uncategorized

#FreeMarc

Marcos MarginedasQueridísimo Marcos:

Sólo hace tres días que nos hemos enterado  de que has sido secuestrado en Siria. Sin embargo, llevas más de veinte recluido. Y eso es mucho tiempo.

Dicen por aquí que te han tomado por un espía. Me extraña. No tienen más que echar un vistazo a tu larga hoja de servicio como corresponsal de guerra. Ver el apoyo unánime de todas las asociaciones internacionales de prensa que piden tu liberación y comprobar el apoyo de la redacción de El Periódico de Catalunya, que ha creado un minisite específico para seguir el caso. El reconocimiento profesional que has conseguido. Tu magnífico libro.

También tus compañeros de estudio estamos ahí. Cada uno desde su trinchera, ideando  caminos y soluciones que tiendan un puente desde los que te retienen hasta tu libertad. Preparados para dar leña en las redes sociales. Para exigir al gobierno que se emplee a fondo en el rescate. Para reivindicar todos los miércoles, a las cinco de la tarde, que te dejen ir. Para lo que haga falta.

Cuántas ganas, Marcos, de volver a verte y que puedas seguir explicándome por dónde supuran las heridas abiertas de la aldea global. Sé fuerte y aguanta. Ya queda menos.

6 comentarios

Archivado bajo opinion, Personal, Prensa

LA HIJA DE PU

Inicio con este artículo una serie de semblanzas sobre iconos del mundo gay, mitos y monstruos que conforman nuestro imaginario contemporáneo. La primera semblanza quiero dedicársela a PU.

La periodista Pilar Urbano

PU son las iniciales de la numeraria de élite del Opus Dei Pilar Urbano. PU es periodista de raza, pluma de acero y colmillo afilado, pero su corazón está entumecido por manguerazos de agua fría y punzadas de cilicio. Como numeraria del Opus, PU no se puede casar, no puede mantener relaciones sexuales y debe obedecer todo aquello que le indiquen sus superiores, siempre hombres con sotana de la cabeza a los pies. Ad maiorem (Opus) Dei Gloriam.

En el año 2008 puso en un brete  a la monarquía al publicar en un libro sobre la Reina las opiniones de ésta contrarias al matrimonio homosexual. En aquella ocasión Sofía informó a PU de que “Si estas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no le llamen matrimonio, porque no lo es. (…) Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Que se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico”  

Hasta ahí, puro periodismo. Pero PU es una señora terriblemente homófoba. Las palabras de PU acerca de la homosexualidad destilan odio, rencor, dureza, desconocimiento y falta de caridad. En 1994 escribió el artículo más vejatorio que se recuerda en la historia de España contra la futura ley de parejas de hecho que acabaría concediendo los primeros derechos a las uniones homosexuales. “Van por la pela –escribió-. Se trata de generar derechos: una pensión de viuda para un maricón fiel hasta la muerte; una mensualidad indemnizatoria para la cónyuge machihembra abandonada por el cónyuge marimacho; la herencia del sarasa rico, recomido de sida…” “Dos homosexuales podrán ser un par, por aquello de ser dos, como las alpargatas. Pero nunca serán una pareja. Ni siquiera una yunta. Y por supuesto, jamás un matrimonio”. “Sería perverso y pervertidor que un niño, que una niña, se criase en el ambiente enrarecido, enfermizo, deformante, vicioso y tarado de un par de maricones o de lesbianas que fingen ser lo que no son, hacer lo que no hacen y dar lo que no tienen. No hay ni leyes, ni tribunales capaces de trasvestir a una hembra en un padre o a un macho en una madre

Las palabras de PU del 94 han quedado para siempre en las hemerotecas. Entonces la homofobia no era delito. Pero ella no recula. Bayoneta en ristre, sigue sin enmendalla y le quita importancia a sus groseras descalificaciones. No es lo que haya publicado, sino la soberbia de quien no se apea del burro y  sigue emperrada en mantener abierta la herida. No saber pedir perdón y rectificar. Erre que erre, como los borricos de noria que tanto gustan en (su) casa. Falta de delicadeza, de tacto, de humanidad. PU ha oído hablar hasta la saciedad del amor de Dios y la caridad cristiana en meditaciones perfumadas de incienso al ritmo gregoriano del Pange Lingua Gloriosi. Pero no parece que las haya interiorizado adecuadamente. ¿Soberbia de virgen necia? Puede ser: PU no ha tenido una hija, quien seguramente habría ablandado su corazón de piedra y matizado su sectarismo. Pero, si la hubiera tenido, sin duda, sería una gran hija de PU.

(A continuación las declaraciones que efectuó en el año 2008 quitándole hierro a sus declaraciones homófobas.)

5 comentarios

Archivado bajo Gay, Homofobia, opinion, Personal

BUJARRONES Y BARDAJES

La frase es ordinaria como ella sola, pero ilustra de un modo gráfico el argumento que intento desarrollar:  “Tan maricón es el que da como el que recibe“. Disculpen ustedes.

El dicho, de origen popular, reivindica igual bajeza moral para bujarrones o bardajes, esto es, para  el sodomita activo que para el pasivo con independencia de su participación en el acto nefando.

Y no deja de venirme a la cabeza cada vez que veo un titular del caso “Palma Arena“. Esta misma mañana me desayuno con otros 300.000 euritos del ala pagados por el Gobierno balear por una oficina ficticia.

Lógicamente, la parte más escandalosa e ineludible que conforma la noticia es la actitud del Duque que mete (presuntamente) mano en la caja de modo descarado y chapucero. La Casa Real nunca ha estado tan cerca de actos presuntamente delictivos  y es inevitable que los titulares empiecen por la letrita U de “Urdangarín“. Pero tan maricón es el que da como el que recibe, y pasado el primer impacto, deberemos considerar también que todos esos dineros públicos fueron entregados por alguien, que también tendrá que dar cuenta de su corresponsabilidad en estos desfalcos de guante blanco. Bujarrones y bardajes, todos tendrán que sentarse en el banquillo.

Deja un comentario

Archivado bajo opinion, Politica, Prensa

PUENTE DE DICIEMBRE

Puente de la bahia de Hangzhou

El puente de la Inmaculada llega rugiendo como las hormigas de la marabunta. Se comenta en los patios de vecinas y se conviente en trending topic del Twitter, subiendo de tono como el sonido de las olas del tsunami. Se le ve venir de lejos,  desatando los jugos gástricos de todos los hispanos, a pesar de la coyuntura económica tan hecha unos zorros y llena de primas de riesgos y países desfondados. Un puente de crisis como los que cruzaba Indiana Jones: estrechito y precario, de balanceo incierto sobre un enorme desfiladero, pero laaaaargo como un día sin pan.

Con dinero y sin dinero nos va a permitir tomarnos un descansito por aquí y descansito por allá, maquíllate, maquíllate, que diría Mecano. Ya veremos por cuánto tiempo, porque esto de los puentes, como casi todo lo que sienta bien, no es nada europeo y dentro de poco lo sustituirán por algo más decente y arregladito, una cosita de tres días para siempre amén. Como si nos cambiaran un domingo de fabada por un lunes de arroz con pollo; un collar de perlas por una baratija de los chinos o un polvazo de sábadosabadete por un apaño en un Simcamil.  Cosas de la Europa del euro y de la productividad.

Y además me entero que en Cataluña los dos días del puente van a permitir que abran las tiendas. ¡Por fin!. O sea, que podremos irnos de compras tranquilamente, con todo abierto como si fuéramos un país de fuera del telón de acero. Qué maravilla, porque esto de la restricción de los horarios comerciales es la bomba. Aquí se inventó la ley seca comercialpara proteger al pequeño comercio“. Para protegerlo de los compradores, supongo. Porque los catalanes, que echamos en el trabajo más horas que un reloj, llega el fin de semana y tenemos el gran comercio cerrado para proteger al pequeño comercio, que también está cerrado para protegernos a nosotros de comprarle al pequeño y al gran comercio.Cosas que inventó Pujol para la protección del botiguer, que es una especie a punto de extinguirse, como los linces ibéricos,  y que están más cerca de la muerte que una familia de erizos en una pista de Fórmula Uno.

Llega el domingo triste de Barcelona, uno se resigna y se baja “al paqui de al lado“, que no es un transexual, sino un botiguer y que no se llama Jordi, sino Ismail, o Ahmed. Al paqui no hay que protegerle de los corteingleses y carrefures, se apaña divinamente siempre abierto para que podamos aprovisionarnos de lo imprescindible. Puntopelota. Sanseacabó.  Todos protegidísimos, pero aburridos como ostras. Sobre todo los domingueros, los pobres, a quienes se les prohibió lo de las barbacoas en el monte (para protegerles del monte y de la acidez del alioli, supongo) y ahora se les priva de lo que más une a las familias: ir a echar la tarde a un centro comercial. El acabóse, vamos.  la destrucción de la  la sociedad judeocristiana, la vuelta a las catacumbas. El apocalipsis. Y Benedictodieciséis sin decir ni una palabra ante este ataque frontal a la familia, cuando esto es muchísimo más grave que las bodas gays. Que no le llamen festivo, por favor, un festivo sin barbacoa ni centro comercial no es ná de ná. Esto es otra cosa, como un amancebamiento entre dos hombres.  Ni peras ni manzanas que diría Annie Botella. Habrá que protestar ante tanto atropello. Salir a la calle y  desnudarse en la plaza Sant Jaume con una careta de Anonymous, o poner autobuses e ir hasta Génova más de un millón, o subirse en una carroza emplumada. Hay que hacer algo, pásalo, pásalo…

Y encima, todas las mañanas en la radio oyendo hablar de ese paraíso del Madrid de Esperanza Aguirre llamado “Madrid Xánadú“, que siempre está abierto, como las putas de Montera. Se levanta uno un viernes, pone la radio de antes de desayunar y la locutora dicharachera del Corteinglés nos recuerda que Madrid Xanadú, siempre abierto.  Y lo dice como tres veces mientras me ducho y visto y me cepillo los dientes. Ella (que se le nota que le encanta madrugar o se mete algo, que a esas horas no se puede estar tan contenta diciendo siempre lo mismo) erre que erre: que si Madridxanadú por aquí, que si Madridxanadú por allá. Abierto domingos y abierto Nochebuena y Nochevieja y cuandoustéquiera . ¿Y a qué ton me lo tienen que decir a mí en Barcelona, digo yo? ¡Imperialistas! .. Pues eso: que este puente en Barcelona, como Madrid Xanadú: todo abierto y, como diría Joaquín Prat : “¡A compraaaaaaaar!“.

Deja un comentario

Archivado bajo Humor, opinion