Archivo de la categoría: Personal

¿Vamos a nuevas elecciones?

La historia no se repite, pero rima, vengo oyendo últimamente en múltiples foros. La sentencia, atribuida a Mark Twain,  alude a la importancia de la historia como fuente para detectar comportamientos erróneos del pasado y evitar en consecuencia tropiezos dobles con la misma – o similar- piedra en adelante. De este modo podemos bañarnos múltiples veces en las mismas aguas transcurridas, pero no en el mismo río del presente, sabiendo con antelación si está infestado de pirañas o es cristalino y apto para un buen chapuzón. Cosas del déjà vu heraclitiano.

La posibilidad de volver la vista atrás nos permite aventurar predicciones en el terreno de la política con cierto grado de predictibilidad. Así, durante la inacabable y compleja formación del reciente ejecutivo catalán,  sólo albergaba una certeza: No  habría nuevas elecciones. Un político sabe que preguntar dos veces al electorado es como volver a examinarse del carnet de conducir, cuando ya lo tienes aprobado. O jugar otra ronda al juego de las sillas, cuando ya ha parado la música y estás sentadito en la poltrona. Soltar el pájaro en mano es poco práctico y te deja casi siempre con el culo al aire saliendo del río, por seguir con la metáfora de antes.

Aquella predicción parecía a punto de incumplirse en el caso catalán, con los cuperos haciendo la revolución asamblearia por su cuenta. A fin de cuentas uno no es profeta, sino que analiza la actualidad, y también existe el verso suelto en el poema de la historia. Sin embargo, acabó rimando pulcramente, para bien de todos los catalanes.  Pagamos a los políticos para que se entiendan y lleguen a acuerdos, no para que se pongan gallitos y se enquisten en sus trincheras ideológicas. Así lo hicieron in extremis. Si fue el pacto más adecuado, es harina de otro costal.

Se entendieron. ¡Claro! Ante todo son políticos. Sorprende, en consecuencia, la amnesia chulesca del Molt Honorable Puigdemont, cuando afirma que “España no sabe cómo hacer Gobierno ni gestionar la complejidad” como si en casa no cociéramos habas. La complejidad, señor President per accident, ha mandado a casita al factótum del procés. Y sin embargo, la frase es acertada, pero entendiendo como España este complejo puzle en el que, tenemos que incluir -con o sin ínfulas de estado independiente- a todas sus actuales autonomías. Ahí la frase cobra su auténtico sentido, ya que como decía Julián Marías en España inteligible, el carácter centrífugo de los nacionalismos ibéricos es la prueba del nueve de su españolismo. Ese afán ácrata de ir cada uno por su cuenta no puede ser más cañí, vamos.

La política de aquí y de allí, en definitiva, está tocada por los mismos lados: crisis económica, corrrupción galopante, fin de las mayorías absolutas con emergencia de nuevas formaciones y cabreo del votante, que no está para bromas. En este escenario, ir a nuevas elecciones no beneficiaría al Partido Popular, donde el olor a podrido se envuelve en bolsos de Vuitton y se invierte en aeropuertos “de categoría” a cargo del tres por ciento trasmudado en cajas de naranjas a treintamil y billetes de quinientos para todos. Arroz y tartana, y rode la bola a la valenciana. De traca y Moët Chandon, vamos. Una situación que recuerda mucho a la que hemos vivido en casa nostra. Tampoco el Partido Socialista (y menos Snchz) va a jugársela de nuevo, ya que hay cola en los juzgados andaluces para que vayan pasando los que metieron a los amigotes en los ERE para chupar de la teta pública.

En definitiva, ¿Cuál es la rima de la historia, la fábula moralizante, la moraleja del cuento? Las próximas semanas son las de la escenificación del apocalipsis y la imposibilidad de acuerdo. Vamos a un gobierno de pactos un poco contra natura, pero necesarios a fin de cuentas, en una democracia. Aunque no lo parecerá: mucho ruido y pocas nueces. Van de farol. Se huele desde Dinamarca.

Deja un comentario

Archivado bajo corrupcion, opinion, Personal, Politica

#FreeMarc

Marcos MarginedasQueridísimo Marcos:

Sólo hace tres días que nos hemos enterado  de que has sido secuestrado en Siria. Sin embargo, llevas más de veinte recluido. Y eso es mucho tiempo.

Dicen por aquí que te han tomado por un espía. Me extraña. No tienen más que echar un vistazo a tu larga hoja de servicio como corresponsal de guerra. Ver el apoyo unánime de todas las asociaciones internacionales de prensa que piden tu liberación y comprobar el apoyo de la redacción de El Periódico de Catalunya, que ha creado un minisite específico para seguir el caso. El reconocimiento profesional que has conseguido. Tu magnífico libro.

También tus compañeros de estudio estamos ahí. Cada uno desde su trinchera, ideando  caminos y soluciones que tiendan un puente desde los que te retienen hasta tu libertad. Preparados para dar leña en las redes sociales. Para exigir al gobierno que se emplee a fondo en el rescate. Para reivindicar todos los miércoles, a las cinco de la tarde, que te dejen ir. Para lo que haga falta.

Cuántas ganas, Marcos, de volver a verte y que puedas seguir explicándome por dónde supuran las heridas abiertas de la aldea global. Sé fuerte y aguanta. Ya queda menos.

6 comentarios

Archivado bajo opinion, Personal, Prensa

LA HIJA DE PU

Inicio con este artículo una serie de semblanzas sobre iconos del mundo gay, mitos y monstruos que conforman nuestro imaginario contemporáneo. La primera semblanza quiero dedicársela a PU.

La periodista Pilar Urbano

PU son las iniciales de la numeraria de élite del Opus Dei Pilar Urbano. PU es periodista de raza, pluma de acero y colmillo afilado, pero su corazón está entumecido por manguerazos de agua fría y punzadas de cilicio. Como numeraria del Opus, PU no se puede casar, no puede mantener relaciones sexuales y debe obedecer todo aquello que le indiquen sus superiores, siempre hombres con sotana de la cabeza a los pies. Ad maiorem (Opus) Dei Gloriam.

En el año 2008 puso en un brete  a la monarquía al publicar en un libro sobre la Reina las opiniones de ésta contrarias al matrimonio homosexual. En aquella ocasión Sofía informó a PU de que “Si estas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no le llamen matrimonio, porque no lo es. (…) Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Que se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico”  

Hasta ahí, puro periodismo. Pero PU es una señora terriblemente homófoba. Las palabras de PU acerca de la homosexualidad destilan odio, rencor, dureza, desconocimiento y falta de caridad. En 1994 escribió el artículo más vejatorio que se recuerda en la historia de España contra la futura ley de parejas de hecho que acabaría concediendo los primeros derechos a las uniones homosexuales. “Van por la pela –escribió-. Se trata de generar derechos: una pensión de viuda para un maricón fiel hasta la muerte; una mensualidad indemnizatoria para la cónyuge machihembra abandonada por el cónyuge marimacho; la herencia del sarasa rico, recomido de sida…” “Dos homosexuales podrán ser un par, por aquello de ser dos, como las alpargatas. Pero nunca serán una pareja. Ni siquiera una yunta. Y por supuesto, jamás un matrimonio”. “Sería perverso y pervertidor que un niño, que una niña, se criase en el ambiente enrarecido, enfermizo, deformante, vicioso y tarado de un par de maricones o de lesbianas que fingen ser lo que no son, hacer lo que no hacen y dar lo que no tienen. No hay ni leyes, ni tribunales capaces de trasvestir a una hembra en un padre o a un macho en una madre

Las palabras de PU del 94 han quedado para siempre en las hemerotecas. Entonces la homofobia no era delito. Pero ella no recula. Bayoneta en ristre, sigue sin enmendalla y le quita importancia a sus groseras descalificaciones. No es lo que haya publicado, sino la soberbia de quien no se apea del burro y  sigue emperrada en mantener abierta la herida. No saber pedir perdón y rectificar. Erre que erre, como los borricos de noria que tanto gustan en (su) casa. Falta de delicadeza, de tacto, de humanidad. PU ha oído hablar hasta la saciedad del amor de Dios y la caridad cristiana en meditaciones perfumadas de incienso al ritmo gregoriano del Pange Lingua Gloriosi. Pero no parece que las haya interiorizado adecuadamente. ¿Soberbia de virgen necia? Puede ser: PU no ha tenido una hija, quien seguramente habría ablandado su corazón de piedra y matizado su sectarismo. Pero, si la hubiera tenido, sin duda, sería una gran hija de PU.

(A continuación las declaraciones que efectuó en el año 2008 quitándole hierro a sus declaraciones homófobas.)

5 comentarios

Archivado bajo Gay, Homofobia, opinion, Personal

SEXO IMPRESO (II)

Ver artículo previo

Tentaciones de adolescencia

Tentaciones de adolescencia

La moral paterna a la que me refería se complementaba con la educación escolar. Allí nos advertían contra los peligros de la lujuria, donde el sentido de la vista era la puerta de entrada a todo tipo de tentaciones carnales. Que la lujuria entra por los ojos y se derrama luego por donde puede daba cuenta la ingeniosa frase que nos advertía de poner a buen recaudo “la vista, la revista y la entrevista“. Así que había que andar con los ojos bien entrenados, para ver sin mirar y mirar sin desear. Un auténtico tormento, vaya.

Con este manual de uso teníamos que desenvolvernos, cosa nada fácil, habida cuenta de la cantidad de carne colgada en los puestos de prensa de modo estratégico para abarcar todo el espacio visual de tentaciones ineludibles. Comprar un diario sin mirar un culo o una teta requería de una contención extrema; como jugar al escondite en un campo de minas.

El peligro más grave se hallaba en el puesto de periódicos junto a la parada del autobús del colegio. No sólo las revistas estaban al alcance de la mano, sino que a los vendedores, progres de pro a juzgar por sus melenas y sandalias, no le sorprendía el interés que tenían aquellos renacuajos vestidos de uniforme por las “revistas de actualidad“.

El ritual era siempre el mismo. Uno empezaba a hojear una revista inocente, como quien no quiere la cosa. Poco a poco se acercaba a las revistas con mayor contenido erótico, y acababa ineludiblemente hojeando, a toda velocidad, las páginas en las que Barbara Rey, Agatha Lis o Susana Estrada aireaban sus jardines. Si el quiosquero rezongaba, uno dejaba inmediatamente de mirar y pedía un paquete de pipas, y calentito para casa.

El problema era si uno tenía la mala suerte de ser sorprendido in fraganti mientras se dedicaba a la lectura de los artículos de opinión. Especialmente si ese alguien era tu padre. En ese momento se acababan los jardines, las acróbatas y los artículos de opinión por una temporada. Aunque calentito para casa te ibas igual, quedando sustituida la mirada lasciva de la chica de portada por el guantazo justiciero paternal.

Deja un comentario

Archivado bajo Humor, opinion, Personal

SEXO IMPRESO (I)

Romy Schneider, de Sisí a portada Interviu

Ser adolescente en la época del destape era complicado. Abandonar la niñez  a fuerza de pelos y hormonas revueltas, y entrar en la etapa adulta, comporta el descubrimiento de la sexualidad propia y de la ajena, lo cual (al menos en el mundo masculino en el que me educaron) hacía que no pensáramos en otra cosa que en el sexo, a todas horas.

Con la llegada de la democracia se acababa con el estado de férrea censura que incluía todo lo relacionado con la exhibición del cuerpo, y los españoles se lanzaron al consumo de pornografía con avidez. La revista Interviú, fundada en 1976, fracasó estrepitosamente con el primer ejemplar que sacó a la calle, con el líder de Comisiones Obreras, Marcelino Camacho, como foto de portada. Inmediatamente sustituyó la foto de carácter político por famosas dispuestas a exhibirse desnudas, para solaz  de unos y espanto de otros.

La fórmula funcionó: Interviu llegó a vender un millón de revistas en algunos de sus números, alcanzando tiradas de 750.00 ejemplares con bastante asiduidad. Hoy día se sitúa en torno a los 75.000 ejemplares, pudiendo doblar esa cifra en ocasiones muy puntuales, como cuando lleva a la portada a la princesa del pueblo.  La combinación política y chicas ligeras de ropa se convirtió en una fórmula de éxito gracias a la estupenda coartada de sus columnas de opinión (entre los que se contaban grandes firmas de la derecha como Emilio Romero o Fernando Vizcaíno Casas, entre otros) y su periodismo de tintes escabrosos.

Nunca la política y sus artículos de opinión interesaron tanto a los españoles, incluso a los decentes.Así las cosas los púberes teníamos muy a mano echarle un vistazo a lo prohibido, dicho sea sin segundas. La tentación estaba por todas partes: En las librerías, en los kioskos -que abundaban más que ahora- en las barberías, en el señor que se sentaba en el ferrocarril a nuestro lado…

Luchábamos contra nuestros propios instintos y contra una marea imparable de tentaciones semanales. En el año en que cumplí los trece añitos, Interviu lleva en portada, entre otras, a Norma Duval, Sara Montiel y a Romy Schneider, la famosa Sisí, entre otras hembras de tronío.

Si le ofrecieran a usted una película en la que hubiera una escena escabrosa donde tuviera que aparecer desnuda, ¿aceptaría?” se preguntaba con frecuencia a famosas, artistas y cantantes. La respuesta más frecuente era “Sí, si lo exige el guión”. Y vaya si los guiones lo exigían. Por un quítame allá esas pajas cualquier escena cotidiana se convertía en un despelote.

Mi padre, señor conservador, dogmático y poco dado a los matices, señalaba de un modo taxativo la frontera entre la decencia y la inmoralidad. Al igual que para Julio César la Galia estaba dividida “in partes tres” para él sólo había tres tipos de señoras: decentes, putas y putillas, encajando en esta última categoría a sueltas, frescas e indecentes; descocadas, pajilleras, guarrillas, gogós, cocottes, starlettes, cabareteras, pin-ups, vedettes, chicas de calendario, señoras descarriadas, acróbatas y trapecistas; viudas alegres, actrices porno, actrices eróticas, actrices de toda la vida a quienes se lo exigía el guión e incluso señoras que hicieran top-less.

(Continúa aquí)

© Juan Giménez Olavarriaga 2011

Deja un comentario

Archivado bajo Humor, opinion, Personal

CONEXIONES AFRICANAS EN EL AMPURDÁN

Peter Beard junto a una de sus obras en la que aparece Karen Blixen

En la vida se producen ciertas conexiones, coincidencias y giros que durante un tiempo parecen fruto del azar, pero que finalmente, bien analizados, evidencian la mano de Dios. (Sir Thomas Browne)

La frase anterior viene a mi mente cada vez que dos acontecimientos casuales quedan conectados por algún lazo esotérico. No hablo de los déjà vú, sino de ciertos hechos cuya concatenación es sorprendente y casual. La delicada melodía de estas conexiones se repite cada cierto tiempo. Las más evidentes son aquéllas en la que uno piensa en alguien del pasado y en un breve lapso de tiempo varios hechos remiten de modo unívoco hacia la persona intuida. Incluso haciendo que aparezca, como si hubiera sido invocada. Aunque no siempre son tan obvias o espectaculares.

La última vez que pensé en las palabras de Browne fue hace un par de semanas, mientras me encontraba descansando en el Ampurdán en casa de unos amigos. Era la primera vez que la visitaba y me sorprendió gratamente reconocer ciertas reproducciones del artista norteamericano Peter Beard adornando las paredes . Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Fotografía, Personal