Archivo de la categoría: Television

AMERICA IN PRIMETIME

Sexo en Nueva York encarna el ideal de mujer independiente del siglo veintiuno

America in Primetime son cuatro documentales sobre la historia de las series televisivas a lo largo del tiempo. El título resume a la perfección el objetivo de estos documentales producidos por PBS: analizar la evolución de la sociedad norteamericana a través de las series emitidas en horarios de máxima audiencia.

Con este objetivo, cada uno de los cuatro documentales se centra en un personaje arquetípico y sigue su evolución a lo largo del tiempo, dando voz a guionistas, productores y actores que han colaborado en el éxito de cada una de las series en las que el arquetipo se ha visto encarnado.

La llegada de las cadenas de suscriptores como HBO marcan un antes y un después en el retrato de la mujer en televisión

El primer episodio titulado “Independent women” observa la figura femenina  desde los años cincuenta hasta la actualidad. Desde el ama de casa perfecta, reflejada por la serie “I love Lucy” hasta las mujeres de nuestros días:  independientes, madres de familia insatisfechas, profesionales obsesionadas con triunfar por encima de todo o incluso drogadictas o camellas, pero todas ellas auténticas protagonistas de sus vidas, definidas desde su esencia y no desde su rol familiar.

La serie que marca la división entre el ama de casa ideal y la fémina actual es “El show de Mary Tyler Moore” emitido en los años setenta,  en la que una mujer femenina y feminista choca constantemente con sus ideas con su jefe, encarnado por Ed Asner (el famoso Lou Grant). Inicialmente pensado para una mujer divorciada, los productores pensaron que era contraproducente, dado el reciente éxito de un show anterior también protagonizado por Mary Tyler Moore, el Show de Dick van Dyke. Todo el mundo pensará que es la divorciada del anterior show, pensaron.

Progresivamente se van abriendo paso señoras singulares, cuya representación hubiera sido impensable en otros tiempos. Es notable el éxito de la serie Roseanne (clarísimo precedente de la española Aída), que tuvo que llamar a varias puertas antes de encontrar alguien que apostara por su emisión, ya que no parecía posible vender la historia de un ama de casa pobre, de suburbios que sobrevibe a base de empleos tremendamente precarios, figura muy alejada del ama de casa perfecta y glamurosa que espera al marido con la vivienda impecable y los niños en pijama a punto de irse a la cama.

Pero el reflejo de diferentes tipos de mujeres también viene de la mano de un trascendental cambio en el modo de hacer televisión: el cambio de las series producidas para las cadenas, que dependen del poder de los anunciantes, tienden a reflejar los gustos de éstos ante el temor de que retiren sus inversiones publicitarias. La llegada de las cadenas de suscriptores como HBO, cuyos ingresos no se nutren de la publicidad, permiten retratos más desinhibidos y alejados del “mainstream” marcando un antes y un después en el retrato de la mujer norteamericana;  Carrie Bradshaw de Sexo en Nueva York es el prototipo demujer independiente del siglo XXI, trabajadora, independiente y sexualmente liberada. Podemos identificarnos con una  treintañera que se acuesta con varios hombres durante toda la serie sin parecer una fresca. El sexo femenino utiliza al hombre como éste ha utilizado a la mujer en el pasado, como un mero objeto de placer; otras series, como Mujeres desesperadas pueden reflejar la infelicidad de la maternidad, tema absolutamente tabú anteriormente. Weeds se atreve a reflejar el conflicto de una madre de dos hijos que se dedica a traficar con marihuana y Jackie Nurse cuenta la historia de una enfermera adicta a las drogas, adúltera y con pocos escrúpulos frente a la ley y la moral.

El visionado del documental es en definitiva ameno y supone una recuperación de las series enumeradas y otras, evidenciando que televisión y sociedad se alimentan recíprocamente, retroalimentándose. Por un lado, la televisión es EL reflejo de  la sociedad en la que se produce. Pero también sugiere nuevas pautas que pueden ser adoptadas por los teleespectadores. Más de una serie emblemática se queda en el tintero en este repaso, siendo llamativa la omisión de la abogada superwoman, Ally McBeal.

© Juan Giménez Olavarriaga 2011

Deja un comentario

Archivado bajo Television